Cancion

viernes, 18 de julio de 2014

La Habitación




Durante varios días, sin vernos, después de un día donde el sol nos ha iluminado nuestros cuerpos, caminamos hacia nuestro próximo destino.
Me próximo hacia ella, la niña de los ojos, veo su mano y mi mano se ancla con ella, andamos hacia la habitación pero antes de entrar le pongo las manos en sus ojos, cerrando a la vez sus parpados, la empujo desde su espalda con mi cuerpo, con mi corazón, abro la puerta con el pie con un toque sutil y suave, la puerta abanica el aire del ambiente. La voy empujando hasta llegar en medio de la habitación.

Ella suspira, su nariz huele el incienso de canela y limón, le voy susurrando al oído palabras tiernas. Abanico las manos de sus ojos, para que pueda contemplar el humo que desprende el incienso, ese humo sube verticalmente y uniforme, poco a poco se desvanece en la atmósfera, mientras sus pestañas se separan entre ellas, la luz de las velas iluminan sus pupilas, hay varias velas repartidas en la habitación colocadas cerca de la alcoba, pero bien separadas, porque alrededor de la cama cuelga una mosquitera redonda que rodea toda la cama.
Ella no comenta nada está totalmente enmudecida, ando hacia el equipo de música y desaprieto la pausa, acto seguido suena la música Soul, música angelical para relajarse….
Voy directa hacia ella, sus ojos me observan, me mira con ojos de niña traviesa. Me acerco a su cuello, pero su pelo lacio oculta su nuca, así que por arte de mágica le doy una pinza y le comento.

-Recoge tu pelo lacio, rubio y caoba.
-Sus Ojos sueltan una carcajada ligera.

Su color es una mezcla, no lo podría definir aún, no encuentro la palabra exacta, la beso en su nuca, un beso tras otro, separados en un intervalo de tiempo, lo justo para sentir y percibir, voy moviendo mis pies alrededor de su cuerpo, girando mi cintura mientras mis manos acarician sus hombros cubiertos por la blusa fina y transparente, que su cuerpo acaricia.
Ahora mis ojos se enfrentan a sus ojos, tengo que apartar la vista durante unos pocos segundos, cuesta concentrase ante su mirada, prosigo con mi arte de seducción. La habitación solo está iluminada por unas flamas de velas, la música suena en todo su ambiente, el olor se concentra en los lugares más elevados de la habitación, a través de la ventana la luz de la luna ilumina su espalda una luz atenuada por la cortina.

Una vez que mis ojos la penetran en sus pupilas, una vez que mi pupilas son devoradas por sus ojos. Ella intenta labiar unas palabras pero acto seguido pongo mi dedo suave, como la seda en sus labios sellándolos, ella me pellizca con sus labios, ese dedo, un dedo para que no hables, déjate llevar por mis gestos.
Aparto el dedo, junto mis manos, me dirijo junto mis dedos delante de su primer botón de la blusa, así que prosigo desabrochando el botón de arriba de todo, lo desabrocho con suma delicadez, la unión de ese botón mas el agujero se rompe, enseñando una pequeña parte de su ropa 85, voy en dirección al tercer botón, el segundo se lo dejo aun en su función. Hago la misma operación con el 5 botón, el ultimo de su blusa semitransparente, me acerco a sus labios y la beso mientras mis manos van al 4 botón, donde la piel de su abdomen queda descubierta, pongo una mano recorriendo lateralmente hacia su espalda, mientras solo con una mano le desabrocho el ultimo botón; el segundo, donde la blusa queda totalmente abierta.

Aparto mis labios con los suyos que han estado saboreando el aroma del vino tinto, me alejo un palmo de su cuerpo, levanto mis manos hacia su clavícula empujando hacia exterior la blusa de su cuerpo, a la vez que la blusa se desprende de su función corporal, ella suspira, la blusa resbala por su tez hasta que sus hombros ya no pueden soportar más y la blusa cae suavemente por su espalda, llegando hasta su final de sus mangas, huyen de sus muñecas.
Sus tatuajes quedan totalmente a mi merced, me inclino hacia ella besando su hombro derecho lenguetando con mi punta de la lengua su tez. Contemplo sus pechos tapados por su 85, mi cuerpo suspira, mi piel transpira hormonas, bajo la mano derecha por su torso lateral, mientras la otra se dirige por la nuca bajando hacia el enganche, con los dedos anclo en la parte textil, mientras el otro se  acerca a la libertad.

Empujo, dedo con dedo, dirección hacia el exterior, clic se oye, la prenda queda en libertad, agarro el antebrazo se lo doblo, me ayudo con la otra mano a sacarle el tirante de su brazo. Huye la prenda, y hago el mismo procedimiento con el otro brazo. Seguidamente el sujetador cae al vació, pero no antes de agárralo en la altura de su cadera avispada.
Lo tengo en mi mano y lo lanzo hacia la silla de la habitación donde cae posándose y  a la vez colgado. Ella suspira y su piel se transforma en una naranja lisa y perfumada, mi instinto no para de tocar su abdomen y oler su piel.

Mi nariz roza con suavidad sus pechos, mientras mi mano le pellizca su pezón, con el dedo penique acaricio la base de su pecho, durante un rato voy jugando con todo su cuerpo, la voy besando poco a poco mis labios se humedecen.
Bajo mi cuerpo, pongo las dos rodillas al suelo, veo su falda corta, que solo cubre las rodillas hasta su cintura. Introduzco las manos por debajo de la falda subiendo lateralmente hasta llegar a su pompa, subo y bajo mis manos desde arriba hasta los tobillos, siempre por la parte exterior de sus finas piernas de canela, saco una mano y le levanto la falda para esconderme dentro de ella, mi cabeza ante su sexualidad.

Giro el rostro rozando continuamente su monte con mi perfil, inspiro profundamente su olor, está impregnando mi pituitaria, el gozo es tremendo, mi libido está por las nubes.
Ella pone sus manos en mi cabeza, va guiando los movimientos de mi cabeza, ella lleva el compás y empuja la cabeza contra su cuerpo con la intensidad que ella quiere. Me dejo llevar. Ahora tiene el timón, mientras mis manos masajean su trasero por dentro de su ropa, durante un buen rato los dos jugamos como niños, como si fuera la primera vez que exploramos nuestros cuerpos; enfurecidos de placer, pero a la vez controlando nuestros movimientos impulsivos.

Saco las manos y voy hacia la lujuria de la prenda, desato el cordón de la falda a la vez que mi cabeza sale a respirar, un poco de aire de libertad, su falda queda suelta, junto sus piernas, y su falda de color negra cae deslizándose por sus piernas, acariciando su tez, cae en el suelo, donde levanto un pie para que quede libre, ella pone su mano en mi hombro, apoyándose, una vez que el pie queda libre de su falda, realizamos la misma acción con el otro pie.

Ella de pie con su única prenda, y la luz de las velas iluminan su rostro. La luz de la luna aún ilumina su espalda. El aroma del incienso está totalmente suspirando el aire de la atmósfera.
Humedezco mi lengua y voy directo hacia el inicio de su cintura, el inicio de su ropa, la única que le queda, juego con mi lengua introduciendo la punta sutilmente entre la piel y lino de su lencería. Voy recorriendo con la lengua de lado a lado de su cintura, mientras mis manos hacen lo mismo por la parte de atrás, mis dos dedos mas largos de la mano acarician de lado a lado. Mi cuerpo se pone a cien, mis partes están totalmente excitadas, noto como aprieta mi ropa interior, mi excitación está totalmente jugosa, pero mi cabeza solo quiere seducirla más, excitarla más; ya vendrá la introducción total. Y los movimientos fuertes y continuos hasta que nuestros orgasmos se encuentran en un lugar perdido de la noche.

Mi mente ya no puede más, así que le doblo la braga, desde su cintura, es decir hago un pliegue del ancho de un dedo. Su piel aún queda más descubierta, el pliegue es totalmente uniforme a la forma de la lencería,  cuando está doblada voy transitando mi lengua por la piel descubierta; mientras desplazo la lengua voy girando poco a poco su cuerpo así podre acceder todo su contorno.

Voy humedeciendo mi lengua mientras voy recorriendo su tez, una vez que la vuelta está realizada, le hago otro pliegue. Empiezo a visualizar sus bellos púbicos, pequeños y suaves, esta vez voy pasando el dedo por todo su contorno, no la tengo que hacerla girar. Cada vez noto más presión; incluso parece que vaya hacer un agujero de tanta presión que mi pene ejerce en mi ropa.

Su piel cada vez está más excitada, nuestras  mentes están totalmente en estado de lascivia. Voy realizado otro pliegue, su monte ya está visualizado, ahora paso la punta de la lengua solo por su parte delantera, mientras mis manos están siempre en la cintura, otro pliegue realizado. Ella no para de suspirar y de masajear mi cabeza cómo una bola de billar, la noto muy caliente.

Mis manos ya no pueden más así que hago un pliegue mas, me levanto y le doy un beso con intensidad y fuerza. Mientras mis manos aprietan sus pechos, sus finos pechos, ella saca su lengua de mi boca y me susurra en mis labios.

-No me tortures más.

Me pongo manos a la obra y me arrodillo otra vez, mis manos hacen otro pliegue veo como su lencería se va enrollando en ella misma; como un rulo de un cigarro. Sus labios verticales están totalmente excitados a sí que paso mi lengua de arriba abajo, y mis manos hacen un pliegue otro tras otro, hasta que toda su sexualidad queda al intemperie. Mi nariz huele, la música no para de sonar ese Soul, con una voz sensual y un ritmo celestial. Cuando veo que su lencería está a punto de caer, junto sus piernas, ellas caen al suelo poco a poco rozando sus piernas y excitando su piel. Ella con sus pies, se mueve para liberarse totalmente de su braga.

Transito un brazo en medio de sus piernas y poso mi mano en su pompa, mientras esa acción se va realizando mi brazo roza con fuerza su vulva, subo mi cuerpo, me pongo de pie, pongo un brazo en su espalda para levantarla.
Ejerzo fuerza en los dos brazos ayudándome con mis piernas y mi pecho a la vez, ya la tengo, ahora está a mi merced, sostenía en el aire por mis brazos, por mis manos, muevo los pies hacia la alcoba mientras inclino su cuerpo hacia mis labios, labios contra labios, la beso. La pongo encima de la cama, separo la tela de la mosquitera fina y sedosa, y la poso levitando encima de la cama.......



Continuara

miércoles, 2 de julio de 2014

El Final

Capitulo anterior es Quien soy


Cuál es su secreto, sus lagrimas, esas gotas que se deslizaron por mis labios y fueron absorbidas durante el trayecto, esas que bajaron hacia mi corazón, donde una vez se introdujeron en él, fueron capaces de volver a bombear, esas gotas están llenas de energía, pocas personas tienen ese poder, 4 gotas suyas serian capaces de girar el núcleo de la tierra, 8 gotas suyas crearían otra vez el Big Bang.

Se aproximan las 6:27 de la madrugada.

Miro la ventana y puedo empezar a sentir el amanecer, pongo mis manos encima de mi piedra azul turquesa, una piedra inca, con un magnetismo especial, la llevo colgado de mi cuello, no es una piedra cualquiera está hecha de polvo cósmico, de ese material está hecha y conservada durante muchos siglos en la montaña sagrada de los incas, solo unas cuantas personas la llevan, es nuestro punto de recarga. Froto la piedra y siento que se empieza a calentar débilmente, ese azul turquesa es la combinación del azul más verde, solo falta el otro color primario el rojo solo falta el otro tercer elemento, el gas, tengo el azul que representa el estado liquido, mas el verde que es el estado sólido, solo falta el rojo, el estado del gas.

Voy mirando la ventana y veo la tonalidad de las nubes, poco a poco el amanecer se va convirtiendo en la salida del sol. Pasan los minutos, el silencio se consume solo se rompe por el maldito monitor. La sonrisa perfecta duerme profundamente, su respiración es suave pero constante.
Me tomo unos 30 minutos de relax, frotando con las puntas de mis yemas la piedra.
Ahora sí, empieza a ser más intenso la luz de la ventana, pero aun el sol le quedan unos 5 minutos.

Son las 6:51 de la mañana.

Las nubes empiezan a separarse, poco a poco, formando un pasillo directo a mi ventana, se agrupan hacia los lados formando una cresta, como una ola de mar, en su base, en su final.
Además se van alisando, mi cuerpo se mueve, eso hace despertar a la sonrisa perfecta, ella me mira y no sabe lo que ocurre, gira la cabeza y ve lo que ocurre a través de la ventana, se queda quieta pero se levanta, antes de que yo ya no pueda hablar, le comento: No hagas nada de nada, solo quédate quieta.

El astro le queda poco para despertarse de su sueño, de su sueño nocturno, las nubes cambian sus colores, la base es de color rojizo, anaranjado,  las crestas de las olas que forman las nubes en su final, son grises combinadas con azules, el pasillo es ancho como la ventana. Ahora los rayos y relámpagos se van formando dentro de las nubes, rayos pequeños, algunos traspasan del lado izquierdo hacia el lado derecho y visa versa. Ella contempla el espectáculo, mientras mi piedra se va cambiando de color, se pone cada vez más rojizo, ella también lo observa.

Mi cuerpo se mueve cada vez más, tiro la manta y la sabana al suelo, mi cuerpo está casi totalmente desnudo. De repente sale el primer rayo de sol, toca la piedra, al instante la piedra esta color rojo fuego, mi cuerpo se eleva poco a poco, hasta llegar a medio metro encima de la cama, mi cuerpo se inclina hacia la ventana, una inclinación suave, para que los rayos sean más directos, mis brazos se separan de mi torso, los dedos de las manos se separan,  buscando la mayor intensidad de la luz, que cada vez el astro desprende en su horizonte, los brazos se mueven de derecha hacia la izquierda, ella está totalmente con la boca abierta se separa de mi cuerpo unos centímetros, lo que ve no se lo cree. Al final mis manos encuentran la azimut correcta y de golpe el sol ilumina totalmente las manos, mi cuerpo y mi rostro, todo mi cuerpo desprende la áurea, la recarga se pone en marcha. Ya empiezo a recargarme, mi cuerpo está totalmente en armonía y en paz, las constantes empiezan a moverse, pero todas indican 8.7, ella no se lo puede creer, mínima, la máxima, la presión ,el  ritmo cardíaco, todo está igualado a 8.7, el monitor a los pocos segundos se apagan todos los leds, noto el calor, la energía de los rayos, me siento bien, cada vez mejor, por fin noto mi energía como Dios manda, después que la mía había sido transmitida a la sonrisa perfecta.

Ella intenta poner la mano en mi cuerpo y recibe un chispazo y la retira rápidamente, te avise, no se lo puedo decir, pero note esta pequeña descarga hacia ella, ha sufrido una pequeña quemadura. El sol ya está totalmente en su forma natural, circular, el horizonte ya no existe, las nubes son de color amarillas y rojas, los rayos se vuelven cada vez más pequeños, mi cuerpo se recarga con mucha a celeridad. Solo en 15 minutos mi cuerpo está ya totalmente cargado. Mi mente se relaja solo piensa en la vida, mis parpados están cerrados, pero puedo visualizar mi vida, mi corazón, las imágenes pasan lentamente, las nubes van perdiendo su tonalidad a la vez que la luz el astro ilumina la habitación, ella observa toda la escena y ve como mi áurea cada vez está más brillante, mas eléctrica. Mi corazón el que di por ella, pone su coraza, antes de cerrarse supura sangre negra, esa que durante mucho tiempo estuvo dentro de mí, esa que intente convertirla en sangre roja llena de vida, llena de esperanza, pero todo ha sido inútil, tanto tiempo esperando que se diera cuenta de que mi mano siempre estaba con ella, nunca la quiso acariciar, besar, ni saludar. Cada vez que la huela, huiré. Estoy totalmente defraudado con mis corazones. Por fin esos rayos iluminan mi alma, gracias astro Sol, cuánto tiempo sin sentirte, sin verte, sin acariciarte, pasan los minutos y la recarga está a punto de finalizar, puedo oír como hay un pequeño murmuro fuera de la habitación, pero nadie es capaz de abrir la puerta, esa que hoy la voy a cerrar, que nunca tuve que abrir.

La piedra cada vez se enfría y mi cuerpo baja lentamente, la piedra se convierte en su color natural, las nubes desaparecen rápidamente y los rayos apagan su luz, la luz de la nubes son las lagrimas de los ojos, cuando nuestro cuerpo se excita y no puede contener sus emociones, la única manera de poder descargarse o de desprenderse o de huir de su cuerpo, es llorar.

Mi cuerpo baja y baja, y me poso encima de la cama y de golpe se enciende el maldito monitor, las constantes de mi cuerpo son exactamente 8.7 en número mágico del segundo corazón.
Me levanto poco a poco, la áurea desaparece rápidamente, ella se acerca lentamente a mi piel desnuda. Pongo los pies en el suelo, no noto el frío del piso, porque mi cuerpo está muy caliente, está con su energía cósmica, pongo las manos en el borde de la cama, hago un pequeño brinco y me planto delante de ella.

-Ya está ahora estoy al 100%, pero tú no has visto nada, además lo negare todo.

-Nos vamos, nos vestimos y nos vamos, te invito a un café, -me comenta ella.

Pongo mis manos en su nuca y desprendo una descarga en sus cervicales y cae desplomada, antes la agarro por los brazos, la subo a hombros como hice en el sofá en su día, ella está inconsciente y dormirá unas tres horas aproximadamente, camino por el suelo, pero sin tocarlo, me dirijo hacia el sofá de la habitación, me acerco y la poso encima de los cojines, busco el cojín de la cama, levanto su cabeza y apoyo su pelo en la almohada, voy a buscar la manta y su chaqueta de piel, esa que le favorece, vuelvo donde ella está dormida, la cobijo con la chaqueta y pongo por encima la mata, ella duerme sola en el sofá, me siento en el suelo delante de su rosto, pero continuo sin tocar mi trasero en el suelo, aun la áurea hace de las suyas.

Con voz suave, hablo hacia ella: Mira sonrisa perfecta, no eres ya la sonrisa, ahora te veo como la amargura personificada, no te quiero ver más, hasta que te vea con la sonrisa en tus labios, no quiero saber nada mas de ti, yo haré mi camino, pero esa recarga de energía, me producirá otra vez la alteración genética en mi cuerpo, esta vez el sabor del metal no correrá por mis venas, luchare hasta que mi cuerpo vuelva a reencarnarse otra vez, lo malo de todo esto es que recordare en mi vida pasada, pero es lo que tengo sufrir, aguantar, por ser así de especial. Te llame para hablar contigo, algo que nunca sabrás. Ahora te abandono para siempre, lo siento que me haya enamorado de ti, pero no quiero saber nada mas, eres la AMARGURA PERSONIFICADA, vives en tu realidad y no ves la vida que hay en tu alrededor, solo tu podrás reír otra vez, pero te lo tienes que creer, sentir, percibir, no inventes escusas, no te aproveches de ellas, luche por ti, tu nunca luchaste por mí, ni la mugre de la uña me has cedido, no intentes comunicarte conmigo, porque ahora soy yo que no quiero, disfrutaré de la vida, de lo que me queda. Todo este tiempo ha sido un engaño, no te deseo ningún mal, pero hazme un favor solo un favor, cambia tu vida, cambia esa amargura por una sonrisa, solo te pido ese favor, pero conmigo no cuentes para nada, si me cruzo en tu camino, actúa como has realizado durante tanto tiempo, tenerme miedo de mi, así yo tendré pánico de ti.

Cuídate mucho, gracias por los momentos felices, me quedo con ellos, hasta el día de mi reencarnación. Me levanto del suelo, le doy un beso en sus parpados un beso en cada uno de ellos, sus parpados cerrados, esos que no quiere abrir. Intento localizar donde esta mi ropa, me empiezo a vestir, mis pantalones, mi camisa, mis zapatos, mi casaca, mis lentes, mis lentes de toda la vida, esas lentes que durante tanto tiempo me han cegado tu realidad, mi realidad, las agarro y me las pongo en mis ojos, ojo tras ojo. Estoy en medio de la habitación, mi espalda oye su respiración, me giro por última vez, allí está durmiendo, respirando, sus ojos avellanados están cerrados, sus labios incandescentes unidos, sus arrugas, esas tan lisas, sus cejas, me quedo unos minutos contemplado su aroma, su esencia. Ha sido una lástima que lo nuestro no funcionara, esas copas de vino en tu casa, esas tardes que nos reíamos, por favor vuelve a reír, pero esta vez sin mí. Eres dura como una roca pero esas rocas también se rompen a base de caricias, pero esta vez no serán mías, eres muy egoísta solo has pensado en ti.

Me giro y me voy hacia la puerta, esa puerta blanca y no angosta sino todo lo contrario. Antes de abrirla pongo mis manos en ellas, las dos manos, pongo la vista hacia abajo, concentro otra vez mi energía en mi corazón, mis ojos, mis ojos, mis, ojos, desprenden gotas, no paran de caer hacia el vació….

Esas gotas que caen
Esas gotas cristalinas y saladas
Esas gotas de dolor y rabia
Esas gotas transcurren por tallo del pelo
Esas gotas de tristeza
Esas gotas de amor
Esas gotas de alegría
Esas gotas una a una hacen lágrimas
Esas gotas que iluminan los ojos
Esas gotas dan sentido a la vida
Esas gotas han llenado todo un océano
Esas gotas con la mirada perdida
Esas gotas que vacían mi alma
Esas gotas simplemente han sido
Sentimientos hacia ti.

Retiro las manos de la puerta, realizo dos pasos hacia tras, como siempre pie tras pie, agarro el pomo, empujo la puerta, se abre, visualizo la salida, antes de andar hacia mi próximo destino, percibo su latido de su corazón, su amargura personificada está contaminado el ambiente, mi interior me comenta: "Cuídate mucho".

Levanto el pie tras pie, mi espalda cruza el umbral de la puerta, se cierra, el clic rompe el sonido de la habitación, la luz de la ventana refleja en la atmósfera las partículas en suspensión, el silencio es tenebroso, ella dormida en el sofá, con su chaqueta preferida, sus pulmones no paran de expulsar suspiros.
Las gotas que han encharcado el suelo se empiezan a moverse, van uniéndose entre ellas formando una sonrisa imperfecta, durante unos segundos esas gotas brillan hacia el infinito, poco a poco, van desapareciendo, como sus latidos...........

FIN




VISITAS

Translate