Cancion

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Encriptado



Nunca olvidaré a esa mujer
Esa que un día la quise amar
Que tenía un corazón en ruinas
Pero una inmensidad de inteligencia
Todo empezó con una gran amistad

Me perdí con sus ósculos
Para luego poseer sus lujurias
Cuando nos tumbábamos parecía una guerra
Para intercambiar nuestro amor

Toda nuestra vida era una alegría
Aunque sé que a veces tenía una gran soledad
Nunca la pude odiar

Pero un día perdió su fe
Podíamos haber tenido un gran éxito
Y la razón acabara teniendo razón
En su alma tenía una gran riqueza
Me enamore de ella y fue gran error
Mi cabeza perdió mi reputación
Nunca me importo su edad
Sus locuras hubiera eternamente sufrido

domingo, 28 de diciembre de 2014

La Miel


Se derrama el líquido dorado,
calando por toda tu piel.
El olor rodea tu aro,
saboreo la miel

Te impregna el fluido azucarado,
obturando el poro.
  Regosto tu regalo,
siento el oro

Se encharca la acuosidad floral,
tapizando la aureola.
Lustrando el pectoral,
excitando mi góndola.

Se vierte el néctar de la flores,
regando tu monte.
Fabricado por sietecolores,
del horizonte.

Se oye zumbidos,
cuándo acerco mis manos.
Mis labios están perdidos,
palpando tus senos.

Se desploma al vacío,
el velo de la lágrima.
La gota vuela al precipicio,
mi cuerpo se arrima.

Para untar pecho con pecho.
Seno con seno.
Líquido con Sed.

martes, 23 de diciembre de 2014

El Concierto



Sale con un vestido azul turquesa, transita un pie acercándose a la silla, junto a ella, tiene dos violonchelos, uno barroco del Siglo XVIII, otro moderno como la vida misma. Agarra el Arco y piensa durante unos segundos cual escoge primero. Cierra los ojos y contempla la sala. Levanta la mano y escoge el que tiene a su derecha. Pone sus yemas en las cuerdas y suelta la primera nota: Un SOL.
-Gabriel estás aquí  -Susurra por sus labios.

-Si aquí estoy para percibir  tus yemas entre tus cuerdas.

-Voy a tocar por ti cariño.

Mientras ella toca su música celestial.

-Donde estás que no te observo.

-Aquí arriba en la cúpula, en la cúpula más alta que se ha construido en la tierra, donde nos conocimos la primera vez, en Roma.

-Percibes mis notas en tus paredes de piedra.

-Si puedo oír como la música sube lentamente y cuando está dentro de la cúpula, mis aristas empiezan a sobresalirse.

-Porque sobresalen, acaso es tu piel que se emociona. –Comenta ella musitando.

-Oyes mis notas Gabriel, como resaltan.

-Espera que mis vidrieras de colores, también puedan vibrar cuando tus armónicos pintan el pentagrama.

-Voy a incrementar la suavidad de mis yemas en las cuerdas y rozar sutilmente el arco de mi violonchelo.

-Si ahora sí, no pares sigue, esa voz que sale de tus EFES.

-Porqué tienes miedo Gabriel, por qué no bajas de esa cúpula tan gigantesca y alta, no es suficiente mi música, mi arco, mis yemas, mi voz.

-Dios mío voy llorar, mis cristales de colores se rompen poco a poco, las aristas se requiebran.

-Veo como los cristales de colores caen suavemente hacia el vacío.

-Toca más fuerte para que el flujo de las ondas las vaya rompiendo en añicos, formando multitud de purpurinas pequeñas y suaves.

-Si las veo como caen alrededor mío formando un corazón de arco iris.

http://youtu.be/lfMPhnelaCY



Gabriel y Ligeti

-Como suena ese compás lento y suave a la vez con sus pausas espontaneas- comenta Gabriel.
-Si, lento y suave como el amor, para que me oigas como las notas rebotan sin saber cuando son espontaneas o repentinas. -Ligeti le susurra en las vidrieras de la cúpula.
-Lo interesante de la pieza es que tus pausas me hacen recapitular mis sentimientos. –en voz pensante, Gabriel expande sus aristas de sus paredes.
-Abre esas aristas para que la música fluya en tus paredes mas internas.
Ligeti y Bach

- Oye Bach,  tu música es un in crescendo, pero tienes unas pausas muy interesantes –Ligeti le dice.
-Si Ligeti, es como la vida misma, poco a poco nos vamos soltando pero a veces tenemos que oír nuestro interior para no equivocarnos.
-Tienes toda la sabiduría, siempre te respetare tu forma de soltar tus notas entre las cuerdas.
-Escucha como siempre en la mitad de la vida hay un cambio en positivo y alegre –Bach le hace reflexionar.

 http://youtu.be/AAO1LviKAPk

Bach-Piatti

-Mira mi energía, mira mi descaro, mira como cambias de graves a agudos- le dice a Bach.
-Sí, eres muy descarado, atrevido y aventurado, como la vida moderna.
- Si me gusta ser el centro atención y poder conquistar cualquier dama que pone su arco en mi piel, en mis cuerdas.- Piatti se revela ante las palabras de Bach.
-Sí, pero no seas tan duro, con las cuerdas, ellas hoy en día también lloran ante los sonidos suaves y tiernos. -Aunque no te lo creas, le grita a Piatti.

 http://youtu.be/8XmDPNAA1gU

Luciano donde estás.

-Aquí arriba rodeándote,
-Ves la madera de arce.
-Si me recuerda a tu piel
-Voy tocar por ti, el violonchelo moderno. Tu barniz me recuerda a tu pelo engominado.
Si te voy contemplar, haber si tu sensualidad es capaz de poner me las astillas de punta.
-Lo haré, incluso haré que el barniz incandescente se derrita y se convierta en lágrimas.
-Ya sabes que la madera es muy absorbente y cuesta mucho que llegue al núcleo de mi corazón.
-Mis cuerdas de tripa harán deslizar el barniz por las astillas y mientras caen al vació, lloraras, humedeciendo la piel de la gente.

http://youtu.be/xFlBZMiVMT0  

martes, 16 de diciembre de 2014

La Adivinanza


Cada noche me rodeas mi silueta,
me impregnas con tu fragancia,
pongo tu envoltura entre mis piernas,
me acaricio en cada pliegue que formas en tu tez,
estiro tu cuerpo a la altura de mi nariz,
te huelo con anhelo,
inspirando tu perfume entre mis manos.

Cada madrugada sueño entre algodones,
que fina textura tienes, cada movimiento te rozo suavemente,
tú, silenciosa, se apodera de la cama,
acomodo mi oreja en cada parte de tu naturaleza,
para escuchar el eco de tu sonrisa,
me desvelas a las tantas de mis sueños,
para desnudarme sin saberlo.
El calor me invade, deslizo mis manos y mis pies por todo tu cuerpo,
me produces escenas sensuales, eróticas, explícitas y salvajes.
Levito tu alma para que circule aire fresco.

Cada amanecer me despierto y aun estás a mi lado,
me aproximo y mis brazos te rodean.
El color del cielo se funden en mis ojos,
contemplándote mientras suena la música.
Me levanto dejando tu rugosidad de tu ser y buen olor,
al libre merced del ambiente.

Pasan las horas, los días y la semana.
Tengo que desprenderte de tu bálsamo.
Encojo tu cuerpo finamente, 
con sumo cuidado camino junto a ti, 
llevándote en volandas. 
Llego a la puerta, te introduzco en el fondo,
te encierro y me despido.
Prendo el botón del desapego; 
el agua te moja, te refresca,
el jabón borra tu esencia.

Finalmente después de dar vueltas como una loca,
tiendo para que te airees bajo la luz de la luna.
Tu perfume de tu piel muere lentamente.
Mi corazón se encoge,
 solo tengo recuerdos en mi consciencia, 
en mi espíritu,
 en mi cutícula.
















 

VISITAS

Translate