Cancion

jueves, 23 de junio de 2016

El Colchón

Los mejores colchones no son de látex, ni visco, ni muelles. 
Son los colchones faquiros. Colchón integro de clavos.
No tienes problemas de ácaros.
No tienes que ventilarlos.
En verano no dan calor.
Todos llevan refuerzo, una malla de hierro de primera calidad.

En invierno con un suelo radiante estás de fábula, gracias a la malla dispersa el calor del suelo…

Nunca te quedas dormido cuando suena el despertador.

Mientras duermes te realiza una acupuntura, te canaliza todo la energía del cuerpo.

Te saca los problemas de gases, si tuvieras.
No pierden la firmeza, durante muchas décadas…
No notas el movimiento del otro, incluso saltando de pie; a ver quién se atreve?
No tienes que girar el colchón de arriba abajo,  o de derecha a izquierda.
Según el número de clavos tendrás más densidad o no.
Puedes poner móvil, consolador o tu ropa interior sin que se rompa o  se arrugue.
Es ideal para todos. Para los masoquistas, para quien busque morbo, incluso para quien tenga roto el corazón, así un clavo saca otro clavo….
Puedes hacer cualquier posición que no resbalas.

Si eres un hombre, se acabó los empalmes de la mañana.
Perfecto para rascarte los huevos.

Te limpia las orejas y la mugre de las uñas.

Todas las sábanas te quedan tensas y da igual que medida, porque se ajustan todas perfectamente.


Son más económicos, eso depende de que material se han los calvos, yo elegiría de hierro macizo con un acabado de aleación de titanio.

martes, 14 de junio de 2016

Encadenado


Prisionero de tus encantos
amordazado de tus recuerdos.
Cautivo de tus manos
recluso en tus cueros.
Confinado en tus abrazos
esclavo de tus labios.
Pero libre porque te Amo....
En la condena de la luna llena...


*Libre desde el amor
apresado en el placer,
cautivo de mi piel,
de las manos que te mecen,
del silencio que te toca,
de la voz que te arrulla,
amordazado por mis manos,
encadenado entre palabras.

Penado por tu lujuria
detenido por tus latidos
enrejado por tu furia
despojado por mis aullidos
rehenes de la incuria.
 Soy el galeote de tu vaivén
y emparedado, hasta que me mortifiquen.


Esclavizado en lo más profundo
del silencio más diurno.
La Seda de tus grilletes
aulla en las noches taciturno.
Me incas tus dientes
en el cantar que te trompetea,
en las garras de tu tormenta.

*María Perlada


lunes, 6 de junio de 2016

En memoria de mi Padre



Perfume de la atmósfera calmada
y tu sentado en tu almohadilla,
paseas en la curvada cánula
en la humeada sutil boquilla,
para filtrar el sabor de tu amada.

En tu caño macizo susurro
caldeando tu hornillo transcurro,
sujetando la cazoleta
tu cuerpo alabeo a dieta.

La mecha nunca se apaga
el conducto de la bocanada
espera ser conquistada.

Inhalas la cata de mi esencia
exhalas el aroma de la presencia,
velando la paz en tu balada.




VISITAS

Translate