Cancion

miércoles, 28 de enero de 2015

La Chimenea

Estas brasas son mis brazos.
Ese calor traspasa tu piel, ese fuego son las ansias de mi cuerpo.
Esas cenizas que rodean a la leña  son las sabanas que rodean tu cuerpo.
Los dos tumbados y mirando cómo se consume la madera.
Te rodeo por detrás, con mis brazos, te beso tu cuello, huelo tu fragancia, te acarició tus pies con mis pies, te susurro en la oreja, pongo mis dedos en tus labios. Subo y bajo, suavemente y lentamente. Tengo el dominio, el control, el poder.
Juego , te acaricio , te humedezco, te beso.
Tu espalda roza mis pechos, estás toda sumisa, controlable.
Pero dominas mi mente. Tu tienes el control de mis actos....
Pongo el mantel cálido y esponjoso, tu cuerpo acaricia su piel. Erizas de placer, tus tallos que a la vez se mueven como el lecho marino frondoso, bailan al ritmo de las corrientes.
Bebo de la copa, saboreó tu cuerpo, veo tus ojos como contemplan los colores anaranjados de la leña incandescente.
Tu cuerpo se fusiona con el mío. Tus manos arden, me desnudas mis partes, rozas mis vellosidades, agarras mi leño volcánico enfrentándola a tu llama lujuriosa y jugosa. Te consumo poco a poco, te apaciguo con mi manguera para convertir tu chimenea en cenizas blanqueadas, desvaneciendo tus deseos, derritiendo mis hormonas rectilíneas.
Las brasas se apoderan de la madera, el rojo vivo va calando en la oscuridad.

1 comentario:

  1. El fuego quema en tus letras, las cenizas brotan entre los cuerpos que arden en la llama del placer.

    Erótico, sensual y muy bello tu relato.

    Un beso.

    ResponderEliminar

VISITAS

Translate