Cancion

jueves, 12 de febrero de 2015

El Árbol



Tu cuerpo retorcido,
yo peino tus ramillas
yo sacio tus radículas
tu fruto prohibido.

Tus ramas frondosas,
yo acarició tu copa
y cada noche la luna te poda
para hacer florecer tus hojas.

Tú toda desnuda,
yo fluyo por tu tronco
tú y yo sembramos ternura.

Yo muevo tu follaje,
tú riegas la tierra del barranco
tú sombreas el paisaje.

Tus alveolos impulsan el polen
tus raíces sobresalen de la tierra
tú humedeces mi leña,
lanzando un beso al aire.

Rozo tu savia dulce,
te empapa la lujuria
en cada mañana del rocío.

Tú y yo estamos en la cima,
tú y yo alimentamos el musgo,
tú y yo pulimos la corteza.

Todos los ruiseñores
yacen en las flores,
y piolan nuestros nombres.


3 comentarios:

  1. Cada día escribes más bonito, Lluis, te felicito por tu precioso poema.

    Toda ella desnuda,
    ante la mirada de tus ojos,
    ante ti, vestida de tus caricias,
    abrazando el paisaje de tu cuerpo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Coincido con María, se te nota más inspirado al sentarte a escribir.

    ResponderEliminar

VISITAS

Translate