Cancion

domingo, 9 de abril de 2017

Ayurveda


¿Y dónde podía yo saciarte?
En el sacrificio ardió el fuego.
Temblaban mis deseos al tocarte,
  y en cada beso desaparecía mi ego.
Sólo con mi aliento al amarte
sacie el resplandor, la cruz bendiciendo.
Gracias por consagrarme, seguiré saciándote.
 
En el primer hecho realizado
me atipé de tu tierra; arrimado,
de tus huesos bien formados
y de tus músculos perfilados.

En el segundo suceso armado
me tupí de tu agua; excitada,
y tu lengua bastante cargada
está en mi órgano salado.

En el tercer acto consumado
me sacié de tu fuego; apoderado,
y tus ojos tan luminosos
entro en mi mente sedoso.

En el cuarto movimiento obrado
me empapucé de tu aire; virado,
y tu piel toda refinada
copuló en mi pálpito sin nada.

En el quinto trance plasmado
me llené de tu éter; deshidratado,
y tus células prontamente
absorben éxtasis de mi ente.


6 comentarios:

  1. Todos los encuentros , todos los trances y todos los sucesos son importantes en una relación no importa cuantos sino la intensidad con la que se vive cada uno de ellos.
    Felices Pascuas .

    ResponderEliminar
  2. Los cinco elementos me desnudaron,
    fui libre al tocarte...y al besarte...
    la sexta esencia penetro al mirarte
    y solo así mis labios gritaron

    La voz de tu energía libero mis gritos

    Gracias por sanarme con tu medicina,
    Sigue entrandome con tu adrenalina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las noches me alteras la melatonina.
      En las mañanas me excitas la hemoglobina.

      Eliminar
  3. Y la piel se tatuó con los besos del aire de tu boca,
    y tu lengua se empapó del placer licuado,
    temblando la vida germinando la sonrisa.

    Un placer leerte, Lluis.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu pincelada en mi piel y por la fruta licuada.

      Eliminar

VISITAS

Translate