Cancion

jueves, 17 de abril de 2014

El Buzón



Después de acabar el cigarro rápidamente volvemos a hacer todo el recorrido y nos plantamos delante de la puerta del modulo 7, así que le doy otra beso y me despido de la sonrisa perfecta, no la volveré a ver hasta el fin de semana, empiezo a caminar todo el largo pasillo reflexionando y con una ilusión tremenda.
Salgo del pasillo, miro el celular y me doy cuenta que hoy es 13 de febrero, así que mi cabeza empieza a pensar que hago, mañana es san Valentín, no soy el típico hombre que regala rosas los días tan señalados, así que pienso porque no se la regalo hoy, camino por el hall y mi cabeza no para de pensar, que hago como lo hago etc.....
Al llegar al exterior el día es oscuro y hace frio, me dirijo hacia la moto, pensativo, demasiado pensativo, en mi interior empieza asomarse el miedo, no sé como reaccionara, tengo miedo que huya, no llevamos mucho tiempo para que pueda hacer esos pequeños detalles, además no quiero abrir mi sentimientos tan rápidamente, incluso veo que su interior hay demasiada oscuridad que a la primera de cambio, huirá sin que tenga ninguna duda.
Mientras voy reflexionando me he dado cuenta que ya estoy encima de la moto, me pongo el casco y los guantes, enciendo y mi instinto me dirige hacia su casa, no sé porque  pero mi corazón me guía, me dirige, durante el trayecto visualizo una floristería, me acerco con cautela, mi cabeza me dice, se lo merece, pase lo que pase, se lo merece así que paro la moto y bajo con el casco puesto, entro en la tienda.
Al abrir la puerta, todo el aroma de la tienda me alivia mis sentidos, olor a flores, lirios tulipanes, rosas, jazmín, ese olor me suena el jazmín es un aroma que solo se puede oler cuando es de noche, mi cabeza se da cuenta que su perfume que se posa en su piel fina y desnuda lleva extracto de jazmín, todo es un recuerdo y mi corazón se ilumina........
Veo a la dependienta le comento: Dos rosas y me corta el tallo a un palmo de su formación de sus pétalos unidos y pegados, esos que son de color rojo como sus labios, claro se ríe la dependienta y me ve con una cara de templado...................
A los 5 minutos me las entrega esas rosas sueltas con tu tallo recortado, me dice el precio pero no soy capaz de recordar cuanto me dijo, saco un billete, me devuelve el cambio de la felicidad.
Salgo y levanto el asiento de la moto y pongo las rosas dentro con mucho cuidado, cierro, vuelvo abrir para ver si toca y la consecuencia sería que sus pétalos estarían aplastados y eso no me lo puedo permitir, vuelvo a realizar la acción unas cuantas veces.
Por fin arranco la moto y llego a su casa, ella está trabajando así que me espero que algún vecino salga de su portal. Pasan los minutos, nadie aparece mi cuerpo cada vez está mas frio, el viento sopla, mis rosas que están escondidas en el interior de la casaca están sufriendo........
De golpe un vecina quiere introducirse en el portal, entro con ella y me mira cara rara, así que explico que quiero poner algo en su buzón a una persona de sonrisa perfecta, la mujer se ríe, ha entendido el mensaje perfectamente, así que me quedo solo delante del buzón.
El buzón contra mi corazón, frente a frente como un combate de amor. Introduzco mis manos frías con delicadez, sin que ningún pétalo sufra ningún golpe, las acerco a la ranura de su buzón. Por Dios, no entran, ahora que hago, la ranura es demasiado estrecha o la rosa es demasiado grande, que dilema, como lo hago todo mi plan se ha ido al carajo.
Pienso durante un rato, si se las dejo delante de su puerta, pero esa idea no me convence ya que los vecinos las verán y  lo último que quiero hacer es romper su intimidad, así que me pregunto, si fuerzo la introducción, los pétalos se romperán, el capullo perderá sus alas y esas caerán dentro del buzón, pero mientras queden suficientes alas unidas al corazón de la rosa, con eso me conformo, además si abre el buzón lloverán pétalos hacia su exterior y vera chispear alas de color rojizo.
Agarro la rosa, aprieto con fuerza, se oye el crujido seco, son los pétalos que se han desprendido de su esencia, ya está dentro y cae al vació, realizo la misma acción con la otra rosa y ocurre el mismo procedimiento; ahora solo me queda una simple acción, que es introducir una hoja de papel en blanco para que la sonrisa perfecta se de cuenta, que tiene correo y tendrá que abrir con sus manos heladas el misterio que ella desconoce.
Miro el celular y veo que tengo que irme, ya que solo queda una hora para la sonrisa perfecta se acerque al misterio, porque seguro que se preguntara quien ha sido.
Salgo corriendo hacia mi casa, sin darme cuenta mi cabeza se ríe por dentro, estas mas loco de que no me imaginaba, pero me gusta esas pequeñas acciones, si no las hiciera no sería yo. Como digo siempre hacia mí interior, quien no arriesga no gana, a veces perdemos pero si ganas la felicidad es tan inmensa que moverías montañas con las puntas de los dedos......
Llego a casa y la verdad soy todo un manojo de nervios, me llamara, se enfadara, huirá.......

continuara buzón segunda parte 




1 comentario:

  1. Aun al tipo mas seguro del universo le atacan los nervios y los pensamientos cuando nos intentamos acercar a alguien que nos atrae, quien dijera que nunca sintio nervios haciendo eso, mentiria.

    ResponderEliminar

VISITAS

Translate