Cancion

jueves, 23 de octubre de 2014

El Desayuno


Unto nutela en tus labios.
Monto nata en tus costillas.
Deslizó frambuesa en tus senos. 
Poso trozos de fresa en tus rodillas.
Enrollo regaliz azucarada en tus brazos. 
Barnizo mantequilla en tus prolongadas piernas.
Derramo leche condensada en tu sonrisa vertical.
Acomodo un vaso chato lleno de zumo en tu abdominal.

Lamo la mantequilla, acompañada de frambuesa.
Muerdo la fresa, removiendo la leche condensada
Cubro mi boca con nata, mezclando con nutela.
Jalo la regaliz, empapando con el zumo anaranjada.

En un placer de manjar.
No paro de saborear.

Muerdo,
cubro,
jalo,
lamo.

Insaciable de lujuria.
Me empalago de tu tez, de tu piel, de tu rostro, de tus poros,
mientras me deslizo con el fruto prohibido,
colmando de néctar tu ánfora cohibida.

2 comentarios:

  1. Vaya poema más dulce, más sensual, más bello, me ha encantado, es un auténtico manjar tu desayuno, así da gusto desayunar, empalagarse de su piel, de su rostro, de sus poros...

    Bellísima entrada.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. quiero desayunar de esta forma, cada dia

    ResponderEliminar

VISITAS

Translate