Cancion

jueves, 30 de octubre de 2014

Amberes



Sentada en el trono
Bebiendo con ansias de sed
Humedeces tus labios
Fundes los trozos de hielo
Recoges los finos tallos de tu piel
Te ríes, no paras de labiar.
Miras fijamente mi retina.
Mis huesos tiemblan como la gelatina.
Las palabras no suenan,
No huyen de mi interior.

Me interrumpes, me pauseas, me cortas, me despistas, me nublas la voz, me estrangulas las cuerdas, me encierras en un callejón, cenas a la luz de las velas, te mojas con las gotas saladas, meriendas donuts de chocolate, bebes tacitas de café. El tiempo pasa y se para. Las tormentas mojan tu pelo, tu tez se broncea, los arboles desploman sus hojas, la nieve espera ser desvanecida.
Mis dedos obturan mis labios.
Mi sangre hierve en las venas y arterias.
Yo sentado en lo alto de la torre no espero a nadie, a la vez que espero.
Llevó semanas pensando al aire.
Sueño mis verdades sin que nadie me escuche.
Me desmontas mis sabanas en cada frase o mensaje.

Al final, harto:

de tanto misterio,
de incertidumbres,
de dudas,
de comprobaciones,
de locuras,
de elucubraciones,
de teorías, 
de probabilidades,
de miedos,
de suposiciones,
de tesis,
de pensamientos,
de diéresis,
de consejos,
de hipótesis.
de leyes.

Suelto al aire: "ME GUSTAS."

2 comentarios:

  1. Quiero que tu locura me guste

    ResponderEliminar
  2. ¡Jp! ¡pero qué bonito es tu poema! cuánto más lo leo más me gusta, es para quedarse en cada una de las letras y saborearlas poquito a poco, te felicito por él.

    Pensar en el aire, sentir la caricia de su brisa, la sangre que hierve el misterio de un todo.

    Un beso.

    ResponderEliminar

VISITAS

Translate