Cancion

sábado, 4 de marzo de 2017

Ángel



En tu calor me dormí.
y tu rostro se acurrucaba en mi pecho.
Tu mano acaricia mi latido. Y tú
media dormida con la respiración sacudes tus alas de hada.

Me desvelo por tu acto,

mis ojos atolondrados se rinden ante serenidad de la habitación.
Percibo tu calma y Ángela energética.
Juego con tu mano dulce dulceza.

Tu cuerpo se reposa yaciendo entre mis piernas.

Descansas de la noche placentera,
cansada y agotada prendo la acción.
La persiana baja y baja, la situó en el umbral de la oscuridad y claridad,
y la luz se ciñe por la puerta de cristal corrediza,

Necesito la luz atenuada de tu rostro angélico.

Te contemplo bajo nulo del ruido.
Solo el mirlo de los pájaros, que se desliza entre nubes,
y que serpentea el tul que rodea la alcoba,
causa la armonía del plausible silencio.

Te observo con mis ojos en letargo.

Dulce Ángel que reposa de mi calor,
la inocencia de tus ojos se precipitan en lo sigiloso.
Yace, no pares de yacer con tus alas recolectadas,
bajo el centón de las plumas de águila.

6 comentarios:

  1. Que ese hada que anida en algún lugar de ti repose su cabeza y se sacie de ti .
    Bonito poema buenas noches .

    ResponderEliminar
  2. Desvelados tu ojos,
    observando su rostro,
    contemplando los suspiros,
    te elevas al cielo,
    directo al paraíso.

    Preciosos versos, Lluis, un placer leerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Esa noche fue pura magia,
    me desnudaste con tus ojos..
    Y después en tu letargia
    el fuego de tus labios vi en los rostros.

    Acariciame hasta saciarme,
    Vuelve a sanarme...

    Gracias por hacerme sentir en tu luna llena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te saciare en cada ala
      Te sanaré en la cúspide del altar.
      Te hare comulgar en cada pecado
      Y Santiguar tu cuerpo atado.

      Eliminar

VISITAS

Translate