Cancion

martes, 13 de mayo de 2014

Protección



Voy conduciendo con la moto. Hoy es un día especial para nuestras raíces para quien le gusta la lectura, antes de llegar a mi destino donde me espera la sonrisa perfecta. He comprado en una tienda algo para ella. Esta escondido en mi chaqueta de color granate fina, el problema es que tengo que camuflar la sorpresa, ya que al ser fina la chaqueta se podría insinuar el objeto que llevo encima de mi alma. Voy conduciendo y los árboles están todos verdes y las flores van enseñando sus pétalos y se respira puro polen en la atmósfera.
Allí esta fuera esperándome en el rincón de siempre, lleva una blusa amarilla y unos tejanos, observo esa blusa amarilla y me doy cuenta que no le favorece para nada, no sé si es el color amarillo. Paro la moto y me bajo, me acerco y le doy un beso, hoy tengo que tener mucho cuidado, la tengo que respetar es un día muy señalado para la sonrisa perfecta y mañana,  no os podéis imaginar lo especial que es para ella.
Intento sacar barriga para que ella no note que en mi chaqueta llego algo extraño y por la forma que tiene podría averiguar lo que es. Comentamos como ha ido el día y también hablamos de donde vamos ahora y prácticamente decidimos los dos a la vez que vamos a tomar cervezas especiales y pensamos el mismo lugar delante de un edificio angelical.
Subimos a las motos, ellas ya se conocen, una roja y la otra gris, una más pequeña y otra más grande, una con una vela desplegada y la otra sin nada. Eso si cuando el viento sopla de cola su moto no corre, sino vuela, se levanta del asfalto y sus ruedas rozan el mínimo contacto, además con su peso súper ligero, la moto levita encima de las rayas blancas que la guían hacia el camino de su vereda, eso sí, tiene su peligro ya que cuando el viento suspira fuerte, su moto se transforma en un misil sin control.
Arrancamos y vamos paseando por las calles, mi instinto de protección hace que siempre realice unas maniobras, es decir cuando el semáforo se pone color esperanza siempre arranco yo primero, por si acaso algún vehículo se ha saltado el semáforo rojo, mientras los semáforos están verdes yo siempre me adelanto unos cuantos metros y voy cruzándome de derecha a izquierda, según por donde venga los vehículos en cada cruce, es decir, si en el cruce los vehículos vienen por la derecha , yo me situó a su derecha, si el siguiente cruce los vehículos vienen por la izquierda, realizo un pequeño giro a su izquierda como si fuera su escolta y su protector. Si visualizo que el semáforo esta en rojo entonces voy desacelerando para que la sonrisa perfecta me adelante y entonces yo me quedo atrás de ella, por si acaso algún vehículo no la viera frenar, así el primer golpe lo recibiría yo. Continuamente voy realizando las operaciones oportunas, es como un juego de niños, pero ella no lo sabe.

Semáforo en rojo, los dos estamos en paralelo y me levanto la visera de mi casco semi integral y se escucha un ruido. Ella empieza a reír, mejor dicho son carcajadas, me quedo quieto no entiendo porque, a los pocos segundos me doy cuenta, el acto de la carcajada es a consecuencia del ruido del casco, es un ruido muy particular, es como cuando una bisagra chirría, pero en este caso el ruido es producido entre plásticos y el ruido es muy divertido y particular, le contemplo la cara y sus carcajadas son magnificas, se está riendo simplemente, se reí sin que le hubiera provocado. Me siento feliz porque la sonrisa perfecta ríe y ríe, es magnífica. La veo contenta y a la vez me doy cuenta de que su cabeza está ocupada por la vida que cada día le ofrece.
Durante el trayecto cuando nos paramos uno junto al otro, intento realizar la acción, a veces hago el gesto de la visera sin hacerlo y ella se ríe igualmente, lo realice o no, así la sonrisa perfecta nunca sabe cuando su tímpano se tiene que reír de verdad.
Eso si constantemente voy observando el tráfico, proteciendola  y escoltando hacia el lugar.
Aparcamos las motos, desmotamos y andamos al lugar, siempre vigilando que  mi tesoro este a bien resguardo, entramos al Pub irlandés, nos introducimos al fondo del local y nos sentamos en dos taburetes, beso sus labios, saboreo sus húmedos labios carnosos, hablamos unas cuantas palabras, sin dudarlo le digo que voy  hacia el mostrador de madera gastada, donde me espera el barman, para pedir dos cervezas una Guinness negra y una tostada.

Voy caminando hacia la barra con mi tesoro escondido debajo de mi alma, ella no me puede observar ya que el local tiene pasillos y sus rincones, con sus esquinas de derecha o izquierda. Ya estoy delante del barman frente a frente, voz con voz, ojos con ojos, le comento nuestras bebidas, se pone manos a la obra, me las sirve dos pintas una negra y otra tostada, respiro saco mi tesoro del mi chaqueta…….
Una  Rosa roja, la introduzco dentro de su vaso de líquido negro, la agarro por encima cubriendo con mi mano mi tesoro, camino hacia la sonrisa perfecta, con su copa escondida por mi alma, llego donde su trasero está apoyado en su taburete, mis manos están muy nerviosas, mi cabeza está continuamente en el limbo de las sonrisas perfectas, ella está mirando es partido de fútbol y pongo la copa de mi amor encima de la repisa de madera, madera caoba, sin decirle nada me pongo a su lado y bebo de mi copa tostada, a los pocos segundos me doy cuenta que allí está la copa con su rosa roja de color enamorada que espera que sea contemplada por la sonrisa perfecta. Aun no gira su cabeza, así que le dijo aquí está tu cerveza negra. Sus músculos se van moviendo y antes de agarrar la copa se da cuenta de la sorpresa, me mira se queda estupefacta, le comento con voz suave: A que nunca te han regalado una Rosa dentro de una cerveza; el contraste era especial, negro con rojo y sutilmente se veía el tallo verde, ese tallo que aguanta entre el oscuridad y la esperanza……….
No sabe qué decir, mi alma solo piensa que hoy, hagas lo que hagas te voy a respectar, se que dormiré solo en mi cama, eso es lo que quiero y mañana no te llamare porque tu alma estará triste recordando tu vida pasada. No me importa son sus días, son tus momentos sensibles, tus recordatorios, no me importa, solo mi alma te pide no dejes de luchar por ti………………..
Se acerca a mis labios y nos labiamos, no paramos de humedecernos, no paramos de besarnos, lengua con lengua, dientes con dientes, manos con manos, ojos con ojos, piel con piel, olor con olor, pelo con pelo no, porque no tengo.

Suerte que nuestras copas se vacían y ella se levanta a pedir la segunda ronda y mientras ella pide al barman, yo simplemente veo el partido de fútbol y veo como nuestro equipo va perdiendo y nos marcan goles y más goles, pero no me importa, hoy es un día para disfrutar de sus labios, de su sonrisa, espero que este distraída para que no piense, viene con las copas y introduce sus manos en su bolso y me regala un libro, un libro de meteorología, me lo miro, le digo gracias y mi cabeza susurra más datos inútiles, como me encantan ahora podre aprender porque las nubes y atmósfera nos enseñan paisajes tan hermosos,  podre comprender porque se producen esos efectos tan lindos, mientras no paramos de beber y beber y de intercambiar nuestras salivas en nuestras preciosas bocas……….

2 comentarios:

  1. Precioso! Brutal! Sublime! Una rosa dentro de una cerveza!

    ResponderEliminar
  2. Cuantas señoras habran soñado con una rosa especial

    ResponderEliminar

VISITAS

Translate